La gran Mongolia

08 de agosto de 2008
foto
 
 
Como vivimos en la gran estepa de Mongolia.

Nos encontramos en medio de la nada. Espacios abiertos y kilómetros sin civilización. Comunidades nómadas con las cuales es casi imposible la comunicación. Los caminos no son duros aunque si a veces monótonos El asfalto murió hace ya tiempo. Y lo único que nos queda son caminos de puro ripio y terracería. Los pueblos son minúsculos y somos tratados como si fuésemos de otro planeta. Algunos pueblos como Ordorhangay se encuentran anclados en pequeños valles a 2000 metros de altura. Los trajes tradicionales son vistosos y coloridos, especialmente en las mujeres. Casi todas las familias son autosuficientes y no se maneja mucho dinero en efectivo.

La ruta que estamos siguiendo no es para nada turística, lo cual complica la diversidad culinaria. Los alimentos son escasos y nos vemos obligados a comer siempre lo mismo: oveja, casi siempre vieja y sin ningún tipo de aderezo. Tuvimos la suerte de participar en una especie de barbacoa a lo mongol con unos camioneros en la que los principales ingredientes fueron carne de oveja recién sacrificada y vodka caliente. Todo un espectáculo.

Estamos encontrando gente amable y hospitalaria pero a la vez primitiva y con costumbres realmente ancestrales. La sociedad es básicamente patriarcal y las mujeres son tratadas inferiormente. En la parte más rural de Mongolia, las mujeres están relegadas a las tareas domesticas. Tanto a los niños como a las niñas no se les corta el pelo hasta los 5 anos. A esta edad se les hace una gran fiesta donde participan los miembros de la familia y se brindan diferentes regalos al niño.

título video
título fotografías
foto
 
 
título productores
ahoraonunca av2media malamente
título validadores
xhtml válido css válido