El viaje ha dado comienzo

20 de junio de 2008
foto
 
 
¿Es realmente posible que que nos encontremos en Moscú?

Tras tantos meses preparando este viaje, nos parece mentira que finalmente esté comenzando. Mi mente recapitula las imágenes de estos últimos días como si encajara las piezas de un puzle: aterrizaje a altas horas de la madrugada en el aeropuerto Domodedovo, horas deambulando por largas y anchas avenidas grises (flanqueadas por edificios grises y recorridas por transeúntes de aspecto gris también), la inmensidad y majestuosidad de la Plaza Roja, las coloridas cúpulas en forma de bolas de helado de la Basílica de San Basilio, el hormiguero humano en la elegante y eficiente tela de araña del metro...

No deja de sorprendernos la impresión de que en la capital de Rusia nadie parece hablar inglés. Nuestras preguntas por la calle suelen ser respondidas con un seco "niet". Hasta el momento los moscovitas han mostrado hacia nosotros una actitud fría y hosca. Aunque ello tampoco quiere decir que nos estén tratando mal. Simplemente, el contacto apenas existe.

La costumbre nacional de beber por la calle a todas horas, la mescolanza de rasgos eslavos y orientales, el carácter sombrío y reservado, la locura que se desató hace dos noches cuando se clasificó para la siguiente fase de la Eurocopa...no sabría muy bien explicar el porqué, pero tengo la sensación de que Rusia nunca será realmente Europa.

La preparación del documental ha empezado aquí. Hemos estado sacando tomas por las largas avenidas de la ciudad, en el metro y en la Plaza Roja hasta que un policía nos ha ordenado que dejásemos de filmar.

Mañana saldremos en dirección a Mongolia a bordo del Transiberiano. Atravesaremos la estepa siberiana hasta llegar a Irkutsk, a orillas del Lago Baikal, en un trayecto de cinco días de duración. El viaje no ha hecho más que empezar...

título video
título fotografías
foto
 
 
título productores
ahoraonunca av2media malamente
título validadores
xhtml válido css válido